Ir al contenido

Unidad Nacional de Seguridad Vial

Presidencia de la República Oriental del Urguay
3/3/17

Oportunidad

Oportunidad

Se inicia el año lectivo; y con él, la posibilidad de adoptar y promover conductas seguras en el tránsito.

Casi 3000 centros de estudios diseminados por todo el país comenzarán sus actividades desde la próxima semana. Esto significa que niños y adolescentes cambiarán el perfil de movilidad de los últimos tres meses.

A nivel de prevención en tránsito, supone el desafío de adoptar medidas que mitiguen debilidades de infraestructura vial en algunos casos; a la vez que auto-adoptar conductas que promuevan y favorezcan seguridad, en cualquier rol que se integre el sistema de tránsito.

Consultados desde Comunicación de UNASEV, varios titulares de Tránsito departamentales comentaron la adopción de medidas previas al inicio del año lectivo en el entorno de los centros educativos, como la actualización de pinturas horizontales, el acondicionamiento de señalización vertical y el mantenimiento de barreras de contención en las puertas de estos edificios.

Este conjunto de medidas complementadas con reducción de la velocidad, zonas peatonales claramente identificadas, puntos seguros de ascenso y descenso de pasajeros y cruces vigilados, sin duda que forman parte de las estrategias imprescindibles para preservar la seguridad de niños y adolescentes.

No obstante ello, los chicos, sobre todo en edades pequeñas, tienen una capacidad limitada para evaluar los riesgos; por lo que padres y otros referentes adultos pueden desempeñar un papel relevante para ayudarlos a entender lo que ocurre a su alrededor. Estos mensajes deben ser claros, fácilmente entendibles y replicables.

Al trasladar en auto a un niño a la Escuela, se lo debe hacer descender del lado de la vereda; nunca en doble fila.

Si no es posible llegar en el vehículo hasta la puerta misma del centro escolar; hay que estacionar en lugares permitidos y enseñarle al niño a cruzar en los lugares autorizados como esquina, semáforos, sendas peatonales y cebras. Nunca cruzar en diagonal, sobre ‘lomo de burro’, mitad de la cuadra o cartel de Escuela fuera de la esquina.

Un alerta muy especial. El relevamiento Observacional sobre conductas usuales en el tránsito realizado en realizado 2016 registró que 8 de cada 10 niños no viajan en SRI; especialmente mayores de 6 años.

Por otra parte, si los chicos se mueven en ómnibus, se les debe mostrar que éste se espera en la vereda, lejos de la calle.

Otro problema habitual, y sumamente riesgoso, es el traslado de los chicos en moto, un medio de transporte altamente vulnerable. Demás está decir que el mismo está hecho para dos pasajeros solamente; que el casco es obligatorio (del tamaño adecuado al chico), que además deben utilizar chaleco retroreflectivo y  poder apoyar los pies en los posa pies del vehículo.