Ir al contenido

Unidad Nacional de Seguridad Vial

Presidencia de la República Oriental del Urguay
InicioNoticiasListado de Noticias“… cuánto más vale la pena en llevar una piza que no se enfríe, a tener una vida con su familia sana, siempre”
12/20/16

“… cuánto más vale la pena en llevar una piza que no se enfríe, a tener una vida con su familia sana para siempre”

“… cuánto más vale la pena en llevar una piza que no se enfríe, a tener una vida con su familia sana, siempre”

Daniel Rosich nos habla de la Capacitación para repartidores en moto.

A partir de la preocupación por la participación de los motociclistas como víctimas en la siniestralidad vial del país, un grupo multipartita de instituciones, en la cual están integrados el Estado a través de Ministerios y UNASEV, los empresarios del sector que emplean motociclistas y los trabajadores agremiados que representan a los mismos, Uruguay ha comenzado a andar el compromiso de regularlos y formarlos.

En la etapa actual se están desarrollando sendas capacitaciones en Montevideo, que tendrán sus versiones en los departamentos de Salto y Maldonado en los primeros meses del 2017.

Las mismas se estructuran de tres jornadas consecutivas, en que expertos en el tema de educación vial abordan desde diferentes perspectivas, lo teórico, lo práctico y lo técnico que supone asumir la conducción de una moto desde el rol de repartidor.

Daniel Rosich es una reconocida figura en el mundo del deporte motociclista nacional; preside el Centro Motociclista del Uruguay; trabaja como Comunicador en el programa televisivo Seguridad Vial; pero además reúne una cuarta condición que lo acerca cara a cara al motociclista genuino, cuando en su negocio de motos, lo atiende “entre fierros”  hablando el mismo idioma.

Sobre este campeón nacional de motociclismo recae buena parte del Curso de Capacitación de repartidores en moto que se está dictando en la Academia de conductores Luz Verde.

Consultado sobre esta instancia que el país estrena, Rosich, dijo sentirse feliz por estos avances que “hace unos cuentos años eran una enorme expresión de deseo”, pero donde hoy destaca el compromiso político sobre el cuidado de la importancia en el tránsito buscando mantener el equilibrio en una sociedad compleja para que minimicen las pérdidas de vidas en el tránsito”.

Rosich destaca que los motociclistas que vienen asistiendo a las Capacitaciones, el interés por aprender. Hecho éste que se ve reflejado en las devoluciones de inquietudes que plantean a medida que se avanza en los módulos de la misma.

Con esa recepción, el intercambio con los repartidores de moto se vuelve corto. “Sentí la necesidad de que este curso debería tener 4 o 6 hrs más de trabajo, ya que no se puede profundizar en algunos temas”.

La perspectiva de género para abordar la complejidad del tránsito, la mirada hacia las mujeres conductoras, de este vehículo, o como una protagonista más del sistema, es uno de los temas que más ha impactado en el auditorio; cuando en las primeras de cambio, las expectativas podrían ser cautelosas respecto a su aceptación. “El tema tuvo muy buena recepción, generándose un muy buen clima. Cómo es la participación de la mujer en el tránsito; qué es lo que conlleva desde el punto de vista social y cultural” es una forma de derribar mitos propios  y ajenos, sostiene el experto.

Trabajamos entonces en los aspectos relacionados con el involucramiento de la mujer en el tránsito, al respecto de eso que hemos adoptado culturalmente ‘como andá a lavar los platos’. Nos cuesta que la sociedad cambie y verla que maneja como un individuo más” reflexiona Rosich, para finalizar con lo que dice la realidad: las mujeres en Uruguay, se involucran en menos siniestros de tránsito que los hombres.

Técnicamente el Curso aborda los límites que el vehículo ofrece. Cuántos metros necesita para frenar, qué tiene que ver la adherencia de los neumáticos en ello, cómo se comporta ante las eventuales diferencias de pavimento, cuando se transita por una línea pintada o se pisa una alcantarilla. “trabajamos sobre los límites humanos, lo que a un individuo le es posible hacer en la motocicleta, dónde y cuándo hay que guardar las distancias. Desde eso trabajamos, y desde eso desde el mismo momento que hablamos de perder el grip (adherencia de los neumáticos), hablamos desde la reflexión de lo que ocurre cuando sucede esto”.

La capacitación fluye desde ‘lo que pasaría si…’ “Se crea un clima con momentos duros con momentos duros porque esto es ayudado con audiovisuales donde mostramos qué ocurre cuando un persona pierde el dominio de su motocicleta; cuáles son las lesiones. Hablamos por supuesto, de personas que quedaron con serias secuelas para el resto de su vida. Qué puede pasar… cuánto más vale la pena en llevar una piza que no se enfríe a tener una vida con su familia sana para siempre”.

Las historias personales repiten la transferencia de responsabilidades. “Todos pensamos que las cosas les pasan a los demás. Que no nos pasará a nosotros” replica Rosich lo que los cursantes trasmiten. Por eso se trabaja con ellos en encontrar el punto de equilibrio en el trabajo, sin asumir riesgos. “Porque uno a veces se confunde que debo ir a 30 kilómetros para que no me pase nada; y no pasa por ahí. Demostramos que perder 2 o 3 minutos no cambia en absoluto el servicio que puede dar cualquier tipo de empresa; y sí cambia sustancialmente la vida, no solamente del chofer, si no de su familia”.