Ir al contenido

Unidad Nacional de Seguridad Vial

Presidencia de la República Oriental del Urguay
InicioNoticiasEditoriales AnterioresEditorial_Participar_Setiembre2013
9/2/13

SET 2013 :: Participar es Ser Parte

El Rol de los Trabajadores Organizados

Nuestra Gestión en Seguridad Vial ha estado centrada en una nueva definición del tema tránsito en el País y nuestra población.

Abordar la elaboración de una Política de Estado en esta materia requiere, como en todos los órdenes de la vida, una adecuada definición del tema a los efectos de poder desarrollar las medidas y planes que logren tener la necesaria efectividad y eficiencia, medida a través de diversos indicadores de los cuales el más importante resulte en el descenso del número de víctimas de la siniestralidad vial.
 
En gran medida, la falta de percepción del riesgo en nuestra población, el mito de pensar “a mí no me va a pasar”, “que esto le sucede a otros”, “que mala suerte tuvo”, son todos componentes que alimentan esa falta de percepción que tenemos los uruguayos de los peligros y riesgos que se suceden en nuestras vías públicas. 
 
De la misma forma que el tránsito y la siniestralidad vial estuvieron tan fraccionados en el país donde nadie asumía desde el Estado este problema social creciente y por demás dramático, sus Instituciones miraron este problema “como de otros”. De esta forma y durante años, la consecuencia de la siniestralidad vial fue atribuida a la población y se repitieron declaraciones de diversas autoridades que afirmaban que “los uruguayos no cumplen las normas”, “que es muy difícil cambiar conductas”, “que sólo se arregla el problema educando desde la escuela”, sin identificar el rol relevante de las Instituciones para combatir este flagelo social.
 
Seguir llamando “accidentes” a los siniestros viales sólo aumenta la percepción de que los mismos son obra de la casualidad, la mala suerte, del infortunio. De allí la importancia del término. Pero este término va de la mano de un cambio genérico en la concepción de la Seguridad Vial, un nuevo lenguaje, el lenguaje de la protección de la vida y la salud de nuestra población.
 
La Seguridad Vial forma parte entonces de un concepto más amplio de Seguridad Pública y Convivencia Ciudadana y reúne componentes de los más diversos ámbitos. 
 
Uno de ellos y de trascendental importancia es la Seguridad Laboral. Extender el concepto de Seguridad Laboral más allá de las ocho horas implica desarrollar una estrategia exitosa puesta en marcha por los trabajadores, empresarios, Ministerio de Trabajo y Banco de Seguros del Estado que logró incorporar medidas preventivas que mucho tienen de similitud con las medidas de protección a utilizar en nuestras vías públicas.
 
Ejemplo de ello son el uso del Casco, Cinturones, Chalecos Reflectivos, Ropa Adecuada de Trabajo, son estrategias lideradas por el SUNCA y que actualmente estamos extendiendo en la protección y prevención en el ámbito de las vías públicas con iguales dispositivos preventivos.
 
Por ello nos parece que es de trascendental importancia que el tema haya sido tomado por el PIT-CNT porque como decíamos al principio, la participación sólo se concibe si se es parte.
 
Pero para ello hay que tener un idioma común, un nuevo lenguaje, el lenguaje de la solidaridad y la protección de la vida.