Ir al contenido

Unidad Nacional de Seguridad Vial

Presidencia de la República Oriental del Urguay
InicioNoticiasEditorialEditorial Enero 2017
1/17/17

Los cambios no son por casualidad

Gráfica Fallecidos Siniestros de Tránsito

El año 2016 finalizó consolidando una tendencia al descenso en la cantidad de lesionados y fallecidos.

Tres mil lesionados y setenta y un fallecidos menos no se explican por casualidades, ni por hechos fortuitos generados al azar.

 

Desde el 2008, año en que se comenzaba a construir la Unidad Nacional de Seguridad Vial sabíamos lo difícil de este proceso. Es un desafío constante el desarrollar las acciones necesarias para el establecimiento de una Política de Estado en materia de Seguridad Vial; desde el cambio en algunas definiciones, no son accidentes son siniestros, a la difícil articulación y coordinación con múltiples instituciones utilizando un idioma común basado en el cuidado de la salud y la vida de los ciudadanos.

No menos importante que lo anterior, resultó el reto de erradicar algunos mitos y creencias populares vinculadas al tránsito muy arraigadas en nuestra población, alguno de ellos persistentes el día de hoy.

Pero lo cierto es que este proceso fue una construcción colectiva sin la cual no estaríamos en estos niveles de siniestralidad.

Estos pilares de actuación basados en la acción integral e integrada a nivel nacional requirieron de datos confiables, reproducibles y accesibles a los efectos de no sólo realizar un diagnóstico de la situación, sino también los planes necesarios para mejorar los resultados en todo el territorio nacional. Por ello se creó el Sistema Nacional de Información del Tránsito SINATRAN, herramienta fundamental de gestión y base de datos con accesibilidad pública.

Además, desarrollamos otras dos herramientas de análisis complementarias de la anterior, el Estudio Observacional mirada que hacemos al cumplimiento de las normas de tránsito por parte de la población y la Encuesta Nacional de Opinión Pública sobre Seguridad Vial, a la que hemos llamado barómetro. Ambas herramientas tienen componentes fundamentales para la Planificación de acciones en materia de seguridad vial.

Ésta Planificación implica también que se adopten metas departamentales en términos de disminución de lesionados y fallecidos para este 2017 y la adopción de las Buenas Prácticas en la materia para el logro de los objetivos esperados.

 

Las Buenas Prácticas consisten en el control uniforme a nivel nacional de las normas de tránsito vigentes y que mayor impacto tienen en la mortalidad.

 

 

De esta manera y en base a las herramientas mencionadas, desde UNASEV estaremos apoyando a las diferentes Instituciones que participan en la conformación de los Planes Operativos de Seguridad Vial (POSEVI).

 

 

Comisión Directiva

Unidad Nacional de Seguridad Vial